¿Por qué mi caballo pierde peso?

¿Por qué mi caballo pierde peso?

¿Por qué mi caballo pierde peso?

Si tenés uno a más caballos, probablemente hayas visto fluctuar su peso en algún momento.

Algunas razones para la pérdida de peso de nuestros caballos son fáciles de controlar y medir,

como el aumento de ejercicio, pero otras son más difíciles de detectar y tratar.

Muchos caballos, a medida que envejecen, perderán algunos kilos por una variedad de razones. La

pérdida de peso puede deberse a un aumento de las necesidades calóricas, especialmente en los

meses de invierno, cuando el metabolismo aumenta para mantener el cuerpo caliente, o al

desgaste de los dientes que dificulta la masticación, o a una pérdida general de masa muscular a

medida que el caballo se vuelve menos activo. Sin embargo, contrariamente a lo que se ha creído

por años, los caballos mayores no tienen una digestión menos eficiente y no pierden peso

simplemente porque ya no pueden procesar los alimentos o los nutrientes. Por supuesto, la

pérdida de peso puede estar relacionada con una enfermedad grave, pero a menos que un caballo

muestre otros signos de problemas de salud, no hay necesidad de asumir lo peor.

Compartimos las 5 ranzones que se entienden como las más comunes en la pérdida de peso de

nuestros caballos:

1. Cambios climáticos extremos

La mayoría de los caballos tienden a perder peso en el invierno, ya que queman más energía para

mantenerse calientes y tienen menos pasto para elegir. Asimismo, los caballos que viven en

veranos extremadamente calurosos pueden experimentar una pérdida de peso durante el verano

debido a la disminución del apetito provocada por el calor. Aumentar su ingesta de alimento y

heno es una manera fácil de combatir este tipo de pérdida de peso. A medida que los caballos

digieren el heno, generan calor a través de la digestión, y el aumento de la alimentación les da más

energía.

2. Problemas dentales

El cuidado dental puede pasarse por alto en los caballos, pero si su caballo está perdiendo peso,

puede ser hora de que su veterinario examine sus dientes para determinar si esa es la causa de la

pérdida de peso. Los dientes de los caballos tienen una raíz profunda y una corona corta, y con el

tiempo los dientes brotan para compensar el desgaste de los dientes por comer dietas ricas en

fibra. Debido a esta erupción, los caballos adquieren puntas afiladas y un crecimiento desigual

para compensar el rechinar hecho al masticar a lo largo de los años. Consulte a su veterinario para

el trabajo dental de rutina, que elimina el crecimiento desigual de los dientes y ayuda a los

caballos a masticar correctamente.


En la vejez, los caballos desgastan sus dientes hasta el punto de que los dientes ya no pueden

compensar el rechinamiento y no pueden masticar y digerir adecuadamente su dieta normal. En

ese momento, se necesitará un nuevo plan nutricional para que el caballo pueda utilizar la mayor

cantidad de nutrientes de una dieta que sea más fácil de digerir.

3. Parásitos

Los parásitos son una causa muy común de pérdida de peso en los caballos. Los parásitos internos

compiten por la utilización de proteínas y también pueden alterar el tejido del tracto digestivo,

causando irritación, lo que dificulta que un caballo mantenga el peso. Los caballos menores de 3

años y los caballos mayores son más susceptibles a los parásitos. Los parásitos internos pueden ser

difíciles de determinar sin una muestra fecal realizada al menos una vez al año por su veterinario.

Las muestras fecales también revelan qué parásitos tiene su caballo, el conteo de huevos de

parásitos y si ciertos parásitos se están volviendo resistentes a su régimen de desparasitación. El

control de parásitos ha cambiado a lo largo de los años, ya que los parásitos han evolucionado

para volverse resistentes al tratamiento. Tener un programa efectivo de desparasitación es

importante para cada caballo, y no solo para la manada. Consulte a su veterinario para elaborar un

programa efectivo de desparasitación.


4. Orden jerárquico

Si los caballos salen en grupo, se establece un orden jerárquico natural que puede desempeñar un

papel en la pérdida de peso. Los caballos que la manada establece como los más bajos en el orden

jerárquico pueden sufrir acoso. Los caballos que están más arriba en el orden jerárquico pueden

ahuyentar a otros caballos de su alimento y heno si no están separados para ser alimentados.

Incluso si los caballos son alimentados con granos por separado, pero comparten heno comunal,

aún pueden experimentar pérdida de peso ya que el forraje es el componente más importante de

la dieta de un caballo. Separar a los caballos más delgados de la manada para que coman tanto

grano como forraje le permite controlar su consumo real y también reduce el estrés de tener que

lidiar con la agresión a la hora de comer.

5. Calidad del heno

Como se mencionó anteriormente, el heno es el componente más importante de la dieta de un

caballo. Si un caballo come todo su grano y heno, pero sigue perdiendo peso, la calidad del heno

puede influir en la pérdida de peso. Si bien es difícil cuantificar la calidad del forraje de los pastos,

se puede evaluar la calidad del forraje de heno que le proporciona al caballo.


Incluso si compra el mismo tipo de heno constantemente del mismo proveedor, la calidad del

heno puede cambiar de una compra a otra según la edad de madurez del pasto cuando se cosecha

y las condiciones ambientales de la ubicación del pasto. Si no se puede encontrar heno de mejor

calidad, se puede agregar un concentrado de granos a la dieta para compensar los nutrientes que

faltan en el heno.


Cuándo preocuparse ante la pérdida de peso de un caballo

La pérdida de peso drástica que ocurre en un período corto de tiempo sin cambios en el nivel de

actividad o en el horario de alimentación no es normal para un caballo de cualquier edad. Si la

pérdida de peso de nuestro caballo tampoco va acompañada de otros signos de problemas, como

fiebre, diarrea o letargo, también deberíamos reparar en ello. Del mismo modo, si el peso de tu

caballo no se mantiene bastante estable incluso con un plan de alimentación adecuado y bien

pensado, un problema subyacente puede estar minando su energía. En todas estas circunstancias,

se justifica la investigación y es hora de llamar a su veterinario.

TAGS:

Compartir:

Post Relacionados